• conexionculturalmex

Toledo


Toledo

Desde cualquier balcón le veías, un guardián cobrizo que levitaba sin prisa.

Su mestizaje combinaba con el diluvio del cielo y hacia que por sus tejados resbalaran sueños. Ese horizonte eran olas de barro que se rompían a media noche en mil piezas de tierra sobre sus azoteas.



Artículo compartido por nuestros colaboradores EspacioMex .


6 vistas